Desgaste del filo


​Para comprender las ventajas y limitaciones de cada material, es importante conocer los distintos mecanismos de desgaste a los que se ve sometida la herramienta.

Desgaste en incidencia

 

​Abrasivo

​Es el tipo de desgaste más habitual y también el más deseable, ya que ofrece una vida útil de la herramienta homogénea y estable. El desgaste en incidencia se produce por abrasión, causada por los elementos duros del material de la pieza.

Cráteres de desgaste

 

​Químico

​La formación de cráteres de desgaste se localiza en el lado de desprendimiento de la plaquita. Se debe a una reacción química entre el material de la pieza y el de la herramienta, y se ve potenciado por la velocidad de corte. Un cráter de desgaste excesivo debilita el filo y puede provocar fracturas.

Filo de aportación (BUE)

 

​Adhesivo

Este tipo de desgaste se produce por soldadura de la viruta en la plaquita, debido a la presión. Resulta más habitual cuando se mecanizan materiales pastosos, como acero de bajo contenido en carbono, acero inoxidable y aluminio. Una velocidad de corte baja incrementa la formación de filo de aportación.

Desgaste en entalladura

 

​Adhesivo

​Desgaste de la plaquita caracterizado por un daño excesivo y localizado tanto en la cara de desprendimiento como en el flanco de la plaquita en la línea de profundidad de corte. Está causado por adherencia (soldadura por presión de la viruta en la plaquita) y por superficie endurecida por deformación. Es un tipo de desgaste habitual cuando se mecaniza acero inoxidable y HRSA.

Deformación plástica

 

​Térmico

​La deformación plástica se produce cuando el material de la herramienta se ablanda. Esto ocurre si la temperatura de mecanizado es demasiado alta para una determinada calidad. En general, las calidades más duras y los recubrimientos más gruesos mejoran la resistencia al desgaste por deformación plástica.

Fisuras térmicas

 

​Térmico

​Si la temperatura del filo cambia rápidamente entre frío y calor, pueden aparecer varias fisuras en dirección perpendicular al filo. Las fisuras térmicas están asociadas a los cortes intermitentes, habituales en operaciones de fresado, y se ven agravadas por el uso de refrigerante.

Astillamiento/rotura del filo

 

​Mecánico
​El astillamiento o rotura es el resultado de una sobrecarga de tensión mecánica. Esta tensión puede estar producida por distintas causas, como martillado de virutas, profundidad de corte o avance demasiado elevado, incrustaciones de arena en el material de la pieza, filo de aportación, vibración o desgaste excesivo de la plaquita.