Maquinabilidad: definición


​Sección de una plaquita de metal duro durante el mecanizado de acero. Temperatura en grados Celsius.

​Se suelen identificar tres factores principales para determinar la maquinabilidad de un material, es decir, su capacidad de ser mecanizados.

  1. Clasificación del material de la pieza desde el punto de vista metalúrgico/mecánico.
  2. La geometría del filo que se vaya a utilizar, a nivel micro y macro.
  3. El material de la herramienta de corte (calidad) con sus constituyentes adecuados, por ejemplo, metal duro con recubrimiento, cerámica, CBN o PCD, etc.

Estas selecciones ejercerán gran influencia sobre la maquinabilidad del material. Otros factores son: datos de corte, fuerzas de corte, tratamiento térmico del material, costra superficial, incrustaciones metalúrgicas, portaherramientas y condiciones generales de mecanizado, etc.

La maquinabilidad no tiene una definición directa, como las calidades o los
números. En sentido amplio, incluye la capacidad del material de la pieza para ser mecanizado, el desgaste que crea en el filo y la formación de viruta que se puede obtener. Según esto, un acero con bajo contenido de carbono es más fácil de mecanizar que los aceros inoxidables austeníticos, más exigentes. Se suele considerar que el acero de aleación baja tiene mejor maquinabilidad que el acero inoxidable. El concepto "buena maquinabilidad", suele ser sinónimo de una acción de corte sin problemas y una vida útil de la herramienta regular. La mayor parte de las evaluaciones de la maquinabilidad de un cierto material se realizan utilizando ensayos prácticos y los resultados se determinan por relación con otros ensayos realizados en otro tipo de material bajo condiciones similares. En estos ensayos se tendrán en cuenta otros factores, como microestructura, tendencia al empastamiento, máquina-herramienta, estabilidad, ruido, vida útil de la herramienta, etc.